En la piel tenemos la ventaja que podemos tratar con tratamientos locales o tópicos sin necesidad de una terapia sistémica de pastillas etc. que afecta todo el organismo con todos los efectos igual las reacciones adversas. Los tratamientos locales generalmente quedan localizados en la piel y no son absorbidos del cuerpo.

Los tratamientos locales pueden ser de varias consistencias y adaptados al estado y zonas de la piel, p.ej. ungüentos, pomadas o cremas para un estado muy seco, emulsiones o lociones para un estado normal, geles para estado grasa o seborreica y soluciones, lociones, pastas o polvos para estado supurante.

La crioterapia es la aplicación de frío muy intenso que destruye los tejidos superficiales. Generalmente se utiliza nitrógeno líquido que tiene una temperatura de -196° y se aplica durante poco segundos al área tratada. La aplicación puede ser por pulverización en forma de espray o de contacto con sondas de varios tamaños. El tratamiento puede arder un poco, pero normalmente no hace falta una anestesia local.

Después de tratamiento se forma una pequeña ampolla o costra, que luego se cae solo.

Mayormente la crioterapia se usa para verrugas, queratosis seborreicas, queloides, granuloma anulare, xantelasma, queratosis actínicas, otros pequeños tumores etc., pero también para manchas de la piel (hiperpigmentaciones).

El electrocauter es un tipo de bisturí eléctrico que se puede utilizar para coagular vasos sanguíneos y eliminar cuperosis y angiomas o para cortar o quemar fibromas, lunares de nacimiento y otros tumores pequeños tumores.

Para la electrocauterización generalmente es suficiente la aplicación anterior de una crema local anestésica, a veces es necesario una inyección de una anestesia local.

La ventaja del electrocauter es que ya cierre los vasos, por eso no sangra y no hace falta poner puntos.

El Láser es un dispositivo que emite un haz de luz muy uniforme y de muy alta densidad de energía, que es absorbido selectivamente por varios pigmentos dependiente de la longitud de onda del Láser, provocando su destrucción eficaz y selectiva sin afectar o hacer daño al tejido de la piel.

Se puede utilizar varios tipos de Láser para la ablación de tumores cutáneas o para la destrucción selectiva de hemoglobina (en angiomas, cuperosis), melanina (hiperpigmentaciones, depilación Láser), pigmento externo (tatuaje).

A veces es necesario realizar una operación de una lesión cutánea para verificar el diagnóstico o eliminar una lesión sospechosa o o estéticamente no aceptable.

Una extirpación o escisión es la eliminación completa de una lesión que generalmente es indicada en tumores.

Para una biopsia es suficiente cortar un trocito pequeño de la lesión cutánea para analizar la anatomía patológica.

Para operaciones de la piel generalmente es suficiente una anestesia local, pero hay que poner una sutura para cerrar el defecto y los puntos se quita dentro de 7 a 10 días.

La terapia fotodinámica (TFD) es una alternativa terapéutica no dolorosa para las queratosis actínicas, la enfermedad de Bowen y determinados carcinomas basocelulares. El procedimiento consiste en aplicar una crema fotosensibilizante en zona afectada y posteriormente el paciente debe exponerse a la luz del día durante 2 horas para activarlo. España, especialmente Canarias, reúne unas condiciones climáticas idóneas para la realización de esta terapia durante todo el año.