La Piel

La piel o cútis es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y constituye una barrera biológica de casi 2m² que protege frente daños tóxicos, mecánicos, térmicos, de infecciones y alérgenos.

Nuestra piel se compone de epidermis, dermis e tejido subcutáneo.

La capa más superficial de la epidermis es la capa córnea o estrato córneo de células muertas. El estrato más profundo de la epidermis es el estrato básale, donde se producen continuamente células nuevas (queratinocitos) para sustituir las células muertas que se eliminan por descamación de la superficie de la piel.

Eso proceso desde la formación de las células basales hasta la descamación del estrato córneo generalmente dura 4 semanas. Si esto proceso está acelerado resulta en hiperqueratosis= aumento de espesor del estrato córneo (p.ej. verruga) o caspa (p.ej. psoriasis).

En el estrato básale también se encuentran los melanocitos, las células que producen la melanina, el pigmento que protege de los rayos ultravioletas.

Mas abajo se localiza la dermis que aloja las fibras de colágeno y elásticas que dan consistencia y elasticidad a la piel. Entre las fibras se encuentran los fibrocitos, las células que producen el tejido conectivo, los histiocitos y mastocitos que son responsables para la defensa, pero también de las reacciones alérgicas.

En las dermis también se hallan los folículos pilosos que producen los pelos, terminaciones nerviosas, vasos sanguíneos y linfáticos como glándulas sebáceas para la grasa de la piel y sudoríparas que producen el sudor.

La capa más profunda de la piel es la hipodermis o tejido subcutáneo que contiene la grasa que controla la regulación térmica del organismo (junto con las glándulas sudoríparas) y funciona como aislante y almohadilla.

La alteración de la función normal de la piel puede conducir a problemas de la piel, enfermedades dermatológicas crónicas o agudas.

La mayoría de las enfermedades de la piel no provocan defectos físicos graves pero muchas veces problemas psicológicos, porque a diferencia de muchas otras enfermedades, son visibles para lo demás.

Por lo tanto, no es sorprendente que exista un gran interés entorno al cuidado de la piel y la industria de productos cosméticos.

 

link: https://fundacionpielsana.es