Infecciones infantiles

Infecciones infantiles generalmente son muy contagiosas y transmitidos por virus o menos frecuente por bacterias. Hay las infecciones infantiles clásicas y muchas erupciones cutáneas inespecíficas. La mayoría se manifiestan con una fase inicial con fiebre y síntomas gripales seguida de un exantema, que puede ser inespecífico o carateristico.

Muchas veces se encuentra un enantema en las mucosa bucal y hinchazón de los ganglios.

Para la mayoría de las infecciones infantiles se aconseja la vacuna de los niños para evitar complicaciones de la enfermedad (p.ej. encefalitis por sarampión), pero también para reducir la contagiosidad especialmente para personas de defensa baja o niños muy pequeños que ya han perdido la inmunidad por los anticuerpos de la madre y antes de la edad de la vacuna.