Contaminación microbiológica de productos cosméticos en Europa


Productos cosméticos son sustancias para ser aplicadas en la parte externa del cuerpo humano – la piel - para limpiarla, perfumarla o corregir su olor, cambiarla la aparición, protegerla y mantenerla en condiciones sanas y atractivas. Por la barrera de la piel y otros mecanismos de protección generalmente no es necesario que los cosméticos sean asépticos. Pero en condiciones de una disfunción de la barrera de la piel, p.ej. durante inflamaciones, en la piel atópica, por trauma mecánico o quemaduras, hay un riesgo elevado de infecciones por la contaminación microbiológica, especialmente en condiciones de defensas bajas, en menores de 3 años y personas mayores, y además en la región muy delicada periocular.

La contaminación puede ocurrir mientras la producción y el envase o durante el consumo del producto.

En el periodo de 2005-2018 se han identificado 104 productos contaminados de 118 microorganismos. En más de la mitad de las contaminaciones la causa son bacterias gramnegativas (mayormente Pseudomonas y Enterobacterias), 7% grampositivas (la mayoría Estafilococos áureos), 2% hongos (Candida albicans).

Un tercio son productos de limpieza de la piel, la mitad geles de ducha y baño, un tercio son productos de cuidado de la piel (cremas, mascarillas etc.), 20% son productos de cuidado de pelo y cuero cabelludo, 8% productos de maquillaje.

Los productos cosméticos proceden de todo el Europa (18% de Alemania, cada 6-8% de Francia, Reino Unido, Grecia, Chequia, Bélgica, etc. y solo 2% de España).

M.V. Heppt. et al., JEADV 2019, 33, 863-873

#Cuidado